ISSN: 2038-0925

Número 11 | Envío de contribuciones

"Head and Brains" by The National Archives UK on Flickr (The Commons – Document Reference: TS 11/115)IT | FR | EN | ES

LA SÁTIRA HACE HISTORIA
Eventos, prácticas, lenguajes

Se puede enunciar a la sátira de ser una práctica de disertación complicada y multiforme. En los estudios académicos – especialmente en sus áreas literarias y artísticas – se ha definido la sátira como categoría que, a través de específicos códigos lingüísticos, puede resaltar e incluso criticar aspectos propios de la sociedad, de la cultura y de las políticas contemporáneas, con el doble fin de hacer reír y asimismo reflexionar. El próximo número de Diacronie de octubre de 2012, se propone de analizar la sátira y sus características – marcando su diferencia con prácticas similares como comicidad, ironía o el sarcasmo – a través de los múltiples vínculos que se establecen con la análisis histórica y con el ejercicio historiográfico. No se pretende hacer una “historia de la sátira” sino tratar, por un lado, de proponer una reflexión su cómo las producciones satíricas de épocas distintas hayan podido ser un auxilio en el estudio de la “historia”; mientras por el otro, preguntarse si efectivamente sea posible hablar de historia y precisar algunas conclusiones a través de códigos de lectura próximos a la sátira. Se trata de una doble inspección que marca la atención sobre todo en las problemáticas de carácter discursivo, lingüístico y metodológico, sin todavía perder de vista intereses propios de éste tipo de análisis como la reconstrucción y la reinterpretación de eventos, sujetos y dinámicas propias del pasado.

La sátira es una forma de expresión estrechamente atada a la época que la protagoniza por lo que, si tal vez ésta se sobresale del mero contexto histórico, los textos que la componen nos pueden resultar hasta incompresibles. Asimismo a las imágenes vinculadas a la sátira, sean estos personajes políticos o “tipos” humanos, pueden ser asociados “arquetipos” presentes en todo los siglos y en todas las culturas. El objetivo queda por tanto firme: reír del poder y reís de los hábitos.

Centrándonos a la edad contemporánea, se hace interesante comprender cómo, en distintas épocas y contextos socio-políticos, las producciones satíricas hayan podido representar el propio tiempo, no sólo destapando los vicios, sino también promoviendo nuevos debates y prácticas de acción. Pretender estudiar la sátira desde (de) derecha y la sátira desde (de) izquierda puede ayudarnos a percibir las relaciones entre las diferentes culturas políticas y las prácticas culturales y comunicativas (tomamos, por ejemplo, las difidencias que a menudo ha demostrado la izquierda en recibir la sátira – especialmente entre los años Cincuenta y Sesenta – como práctica de “derechas”). Dentro de este ámbito, será además importante subrayar los “efectos concretos” que tal vez algunos autores y algunas publicaciones han tenido dentro del panorama social y político; primero convirtiéndose en protagonistas de la escena ideológica y cultural, y en seguida catalizando las dinámicas parlamentarias y gubernativas (por ejemplo en Italia, la movilización de Guareschi en contra de la “Ley trampa” [“Legge truffa”] de 1953). Como recuerda Attilio Brilli, la sátira ha contribuido a menudo a «retransmitir la historia de una tradición sediciosa, contestataria, dirigida a permutar [...] estructuras jerárquicas cristalizadas y carismáticos protagonistas del poder» (en Dalla satira alla caricatura: storia, tecniche e ideologie della rappresentazione, Bari, Edizioni Dedalo, 1985, p. 12; traducción al castellano de Diacronie). No obstante, la sátira puede convertirse también en un instrumento de lucha política en contra de los poderes establecidos; asimismo puede ser utilizada por el poder convirtiéndose en propaganda, de forma más o menos explicita (otro ejemplo podría ser la propaganda nazi en contra del pueblo judío).

Estimulante será también el intento de entender los mecanismos por los que la sátira actual nos habla del pasado, o que métodos utilizan los “autores satíricos” para convertirse, ejerciendo como historiadores, en la difusión de un discurso satírico capaz de influenciar una parte de la opinión pública. A menudo son publicados textos que sagazmente se interponen entre extremos práctico-lingüísticos y que normalmente consideramos ubicados a las antípodas de ciertos tipos de discursos, así como consideramos por un lado el historiográfico, y por el otro el satírico. El cómico, el dibujante de viñetas o de historietas (cómics), suele afrontar con mucha vocación temáticas históricas extremadamente complicadas a través de lenguajes híbridos. Pensemos, por ejemplo, a los numerosos graphic novel asentados en investigaciones históricas que hábilmente son interpretadas a través de un lenguaje que funde entre sí tonos de ensayo y códigos propios de la sátira, del humor y de la caricatura.

Finalmente, desde un punto de vista más lingüístico, sería asimismo sugestivo esbozar los vínculos entre las dimensiones gráfico-léxica y la ideología que las ha producido, trabajando más a fondo los códigos lingüísticos, su heterogeneidad y sus contradicciones, sin olvidarnos la coherencia con otros géneros.

Enviar un artículo
Los autores pueden enviarnos sus artículos en italiano, inglés, francés o español (30.000-40.000 caracteres, espacios, notas y elementos bibliográficos incluidos, en respecto de la normas de redacción y las instrucciones comentadas en este vínculo: http://www.studistorici.com/proposte-di-contributi/) a esta dirección: Scrivi una mail redazione.diacronie[at]hotmail.it.

Se ruega por favor de informarnos lo antes posible acerca de vuestra intención a participar con el envío de un artículo, tomando contacto con la redacción. El plazo de entrega de los artículos finaliza el 20 de agosto de 2012.

Scrivi un commento